El Río Sumapaz – Un Río en Crisis

El Río Sumapaz – Un Río en Crisis

Click here to read the article in english

La Quebrada Naranjala en Junio 2014 y Agosto 2014 (izquierda a derecha)

El 2 de septiembre de 2014, FOR Presente por la Paz visitó la comunidad de Naranjala y Yucala, en Nilo, Cundinamarca, a pocos kilómetros del destino turístico de Melgar. 

Alrededor de 1920, las primeras familias de esta comunidad llegaron a los asentamientos de Yucala, Naranjala y Mesa Baja que hacen parte del municipio de Nilo, Cundinamarca. Desde entonces, han tratado de ganarse la vida mediante la cría de animales, la agricultura y la pesca en el cercano río Sumapaz y los arroyos que lo alimentan. En 1954, el Estado convirtió las tierras de la comunidad en propiedad del Estado y construyó el centro de entrenamiento militar de Tolemaida, el cual es hoy en día una de las mayores bases en Colombia. 

En intentos de desplazar a esta comunidad agrícola de lo que ahora aparece como propiedad del Estado, los militares han violado sistemáticamente los derechos de la comunidad de muchas maneras. El Consejo de Estado ha proferido dos Sentencias a favor de las comunidades de la Yucala, Naranjala y Mesa Baja; sin embargo, las violaciones continúan. Así los militares han saboteado intentos de la comunidad por cultivar sus cosechas; arrancaron árboles y obstruyeron el ingreso de materiales de construcción y materiales necesarios para la agricultura

Teniendo en cuenta el desplazamiento forzado de la comunidad -por la expansión de la base – hacía la orilla del río Sumapaz, no sorprende que este río ha sido y se está convirtiendo en un elemento fundamental de la identidad de la comunidad. 

En este acompañamiento reciente, nos dirigimos al río Sumapaz. Hace sólo dos meses, la empresa “Arenas y Gravas de Sumapaz” empezó con la extracción de piedras y arenas del cauce y de las islas. Antes del inicio de la extracción, dos islas nombradas por los arroyos de Naranjala y Yucala, se habían formado naturalmente por la confluencia de estos arroyos con el río Sumapaz. Las intervenciones no violentas de miembros de la comunidad han protegido a la isla de Yucala, sin embargo casi ya no queda nada de la isla de Naranjala. La destrucción de la isla, además el dragado y la extracción de arenas y piedras ha ocasionado un menor nivel del río Sumapaz, mientras camiones y excavadoras revuelven toda la materia, los peces han desaparecido así como sus lugares de cría, además la flora y fauna del río han sido destruidos, y el río tiene que buscar constantemente un nuevo cauce, que no le permite su recuperación. 

Igualmente, personas de la Comunidad nos informaron sobre cinco licencias que han sido aprobadas para explotación de materia de arrastre en la misma región.

¿Cuánto más pueden aguantar el Río Sumapaz y la comunidad?

Vease nuestro album en el Facebook del FOR Presente por la Paz

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *